Cómo regar las plantas en macetas3

Riego desde arriba
Es el sistema más común y el que utilizan la mayoría de las plantas. Con una regadera, un vaso o una botella aplicamos el agua directamente sobre el sustrato desde arriba. Es importante evitar que las hojas o las flores tomen contacto con el agua, puesto que pueden estropearse o favorecer la aparición de hongos.

Por inmersión
La maceta se introducen en el fregadero o en un cubo con agua. Es un sistema perfecto para plantas epífitas o las orquídeas.

A través del plato
Este sistema hace que la planta beba a través de las raíces la cantidad que ella considera necesaria. El agua se echa directamente sobre el plato de la maceta y se deja durante unos minutos hasta que la planta esté hidratada. Después se desecha el sobrante. Es ideal para bulbos o plantas con tallos u hojas sensibles a la humedad.

Los riegos se realizan mejor a primera o a última hora de la mañana. La mejor forma para tomarle la medida a las plantas es dejar secar la capa superficial del sustrato entre riego y riego. Si vemos que las hojas se quedan mustias o comienzan a amarillear deberemos aumentar los riegos ligeramente. Si por el contrario vemos que aparecen hongos o las hojas adquieren un tono marrón, puede ser por exceso de agua.

Desarrollado por
Estamos
On-Line!